Integridad: Somos consecuentes en lo que decimos, pensamos y hacemos.



 





Compromiso: Hacemos siempre nuestro mejor esfuerzo para cumplir objetivos.



 





Respeto: Respetamos a las personas, sus sentimientos, creencias y expectativas.



 





Responsabilidad: Somos responsables por nuestros actos y asumimos las consecuencias.